jump to navigation

Vidalita noviembre 14, 2008

Posted by felipelara in Cantes de ida y vuelta.
Tags: , , ,
add a comment
Espera infinita, a la puerta del rancho

Espera infinita, a la puerta del rancho

La Vidalita es cante originario de Argentina, que lleva en sus notas musicales ecos melódicos de viejos villancicos y restos de antiguas soleares. La principal característica de su poética es el amor en su vertiente más triste: el desamor.

Cuando la “vidalita” junto con otros estilos hispanoamericanos llega a España en el primer tercio del siglo XX, se abre camino artístico con éxito en las voces de los mejores cantaores de de la época, que la acogen como algo propio que tras largo tiempo en el exilio por fin regresa feliz a casa.

Así pues, la “vidalita”, clasificada dentro del importante grupo de los denominados, “Cantes de Ida y Vuelta”, pasó a formar parte del amplio abanico de estilos flamencos, con categoría de grande.

Hay que significar, que la métrica literaria varía conforme al desarrollo de sus diferentes melodías: mientras aquellas que utilizando las coplas de soleares se desarrollan generalmente mediante cuartetas octosilábicas, hay otras, cual es el caso de la que podemos escuchar seguidamente, que se estructura sobre versos de seis y cinco sílabas.

VIDALITA
(Cante: Felipe Lara. Guitarra: Antonio López)

Ah…, ah…, ah…, ah…, ah…,ay
Sentada en la puerta,
de su triste rancho,
está vidalita;
vestida de blanco,
espera infinita (bis).

Amor y quebranto,
para los gauchos,
es la Vidalita;
la flor de La Pampa,
criolla y bonita (bis).

Ah…, ah…, ay
Criolla y bonita.

 

Milonga septiembre 20, 2008

Posted by felipelara in Cantes de ida y vuelta.
Tags: ,
add a comment

En el Rio de la Plata (Argentina) se gesta la Milonga, con el aporte musical y romanticismo poético de españoles allí emigrados. Debe considerarse que ésta es fruto de la mezcla de estilos folclóricos de aquél continente y los cantes de la Península Ibérica.

La “Milonga” tomó carta de naturaleza flamenca, tal como la conocemos desde hace más de un siglo, cuando al salir este cante de los reducidos ámbitos nativos y mestizos, es adaptado su rasgo temperamental en la voz de los cantaores, a su regreso a España.

Atrás quedó el aire perfumado de la selva, para, haciendo el viaje a la inversa, recalar en el sur de España, donde encuentra el apego de sus gentes, quienes tomando como vehículo de expresión de sus bellas melodías, cuentan y cantan sus propias historias.

La “milonga” suele tener un amplio número de cuartetas generalmente octosilábicas, dentro de una composición poética que a forma de “romance” relata sucesos cargados nostálgicos sentimientos.

MILONGA
(Cante: Felipe Lara. Guitarra: Antonio López)

En Buenos Aires (Argentina),
en sus barrios y arrabales:
nace el “tango” y la “milonga”
sus dos cantes principales.

Ecos de La Lusitania,
de Galicia y Andalucía,
se funden con los del Plata (bis)
en perfección de armonías.

Mil romances se cantaron,
en sus formas musicales;
de los mejores poétas,
en amplias gamas verbales.

Así surgieron estilos,
de muy ricas melodías,
que en voz de los cantaores
a España jamás vendrían.